martes, 5 de octubre de 2010

Dia Nº 2

Cronista desde Formosa

Por Catalina Fecchino

En el día de hoy visitamos la Reserva de Biósfera Laguna Oca del Río Paraguay. Allí estaban las obras y construcciones, producto del trabajo realizado en los talleres de años anteriores. Observando cada una de las obras, me sentí especialmente intrigada por una de ellas, que está compuesta a su vez por dos. Apuesto a que a ustedes también les hubiera sucedido lo mismo. Su creador, el arquitecto Mario Moscoso de Bolivia, estaba también allí documentando el paso del tiempo en su obra. Quise saber que había querido lograr con estas dos obras y logré que me explicara a fondo su trabajo.

“Antes que nada, una aclaración. Esta obra la hemos hecho y compartido con mi hijo Javier que es arquitecto también. Una obra no se hace en tres o cuatro días que es simplemente lo que yo me pude quedar. El tuvo que quedarse unos quince días y es por eso que logramos hacer esto.”


Primer obra:

“Este es un trabajo inspirado en una cascara de huevo. Y la cascara de huevo permite mucha resistencia con muy poca masa y el mensaje que nosotros siempre tratamos de dar es que para hacer nosotros las construcciones de la vida contemporánea, utilizamos demasiada masa. Mucho material innecesario. En primer lugar porque se emplea muchísima energía, tanto energía palpable, como recursos económicos. Y además, porque no nos permite lograr la belleza que tiene la naturaleza. Por ejemplo, la cascara de huevo es muy resistente y muy ligera al mismo tiempo."

Segunda obra:

“La idea de esta estructura era poder mostrar que se puede hacer un árbol. Tanto la forma del árbol y al mismo tiempo un árbol habitable ¿no?. El objetivo era que la parte de arriba debía tener plantas, flores a modo de cascada, chorreando, porque este clima de Formosa, es un clima que permite eso. La inspiración nos llegó desde unos árboles que están al fondo de la laguna.”

Cuando uno ve como la gente se trepa al árbol y observa lo simple y delicada que es su estructura, no lo puede creer. Es por esto que le pregunté por los materiales que había utilizado para lograr hacerlas tan sutiles y resistentes a la vez.

“Es un material que apodamos ferro cemento. Una mezcla de varillas de acero, maya hexagonal (la que ustedes le llaman maya de pollo) luego arena y cemento. Solamente eso. Se siente una satisfacción muy grande al ver como estas obras luego de 4 años siguen en muy buen estado. Alguna vez se habló de que este material no era muy durable pero mire…la evidencia ahí está. Toda obra necesita mantenimiento. El hombre también. Si usted no se cuida y no se mantiene, se deteriora.”

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada